Uncategorized

Supervivencia básica: que hacer cuando no tienes nada…

Qué hacer cuando te has perdido en áreas salvajes, cuando las cirscunstancias y las probabilidades no están a tu favor, es el momento cuando debes poner en práctica tus conocimientos en supervivencia primitiva, y utilizar todo tu potencial de ingenio y habilidades manuales para salir airoso de situaciones que podrian acabar con tu vida;Aqui te presentamos tips, consejos y recomendaciones que no debes olvidar a la hora de situaciones dificiles, pero más importante aún.. no caigas en pánico, es la receta para tu ruina.
Debemos tener en cuenta que una situación de supervivencia es una prueba de resistencia. Y en este tipo de pruebas el músculo que jamás debe fallar es la voluntad. Voluntad de vencer, voluntad de sobrevivir, este es el factor más importante. Al final todo se reduce a una actitud psicológica fuerte que nos permita enfrentarnos sin desfallecer a la desesperación, la angustia, el tedio, el dolor, el hambre, la fatiga… Si no estamos mentalmente preparados para enfrentarnos con lo peor tendremos pocas posibilidades de sobrevivir.

crop

Aliado y enemigo: miedo y pánico

Es imposible no sentir miedo cuando uno se encuentra aislado y perdido lejos de la civilización. El miedo es una reacción natural de todos los animales frente a elementos hostiles, una descarga de hormonas en la sangre que agudiza los sentidos y prepara el cuerpo para luchar o huir. En este sentido, el miedo es, sin duda, beneficioso. La cara oscura del miedo es el pánico. El miedo descontrolado e irracional. Jamás debemos caer en él. El pánico es destructivo, conduce a la desesperación, impide analizar la situación con claridad y tomar decisiones positivas. Conocer las técnicas de supervivencia inspira confianza y es un paso muy importante para evitar sucumbir al pánico. Por otro lado, debemos concentrar nuestro pensamiento en el análisis de la situación y las tareas que debemos realizar para aumentar nuestras probabilidades de supervivencia, y eliminar de inmediato cualquier pensamiento autocompasivo, o de desesperación.

Los enemigos silenciosos: soledad y tedio

La soledad y el tedio llegan de forma gradual una vez que el individuo, realizadas las tareas inmediatas, se sienta a esperar y la mente comienza a divagar y a jugarnos malas pasadas. Con ellas aumenta la depresión y disminuye la voluntad de sobrevivir. Se combaten de la misma manera que el miedo y el pánico: manteniendo la mente ocupada. Siempre existen tareas que realizar para aumentar las probabilidades de ser rescatado (preparar fogatas, señales…) o simplemente para estar más cómodos (construir un refugio… ). Analícense los peligros o emergencias que nos pueden sobrevenir y prepárense planes para afrontarlos. Es buena idea elaborar un programa de actividades que nos imponga disciplina al cuerpo y la mente y llevar un diario. Y si ves que ya no se te ocurre nada que hacer y que tu mente comienza a desobedecerte hundiéndose en le desesperación, corta unas flores y haz un mosaico en el suelo con ellas. Cualquier cosa en buena con tal de que nuestra mente y nuestra actitud no zozobre.

La mejor arma: estar preparados

Indudablemente, nadie espera encontrarse en una situación de este tipo, pero si viajamos por zonas deshabitadas o en avioneta o por mar, el riesgo, aunque sea mínimo, siempre está presente. La regla principal que todo el mundo debe seguir es informar a alguien de cual va a ser nuestro itinerario. De esta manera aumentan nuestras posibilidades de ser rescatados con brevedad. Llevar un equipo de supervivencia en nuestra mochila, un manual de supervivencia y conocer las técnicas que nos ayudarán a sobrevivir proporciona una gran fuerza psicológica. Por otro lado, una vez extraviados, siempre hay que prepararse para el supuesto de que pasaremos un largo periodo de tiempo en el que tendremos que seguir vivos, incluso aunque hayamos informado de nuestra ruta. Normalmente es mejor permanecer al lado del vehículo accidentado. Si nos alejamos de la ruta que habíamos trazado para nuestro viaje tendrán más dificultades para rescatarnos. No debemos olvidar que el momento más duro será cuando el avión o el barco se aproxime a nosotros y pase de largo. Supondrá una dura prueba psicológica; la desesperación y el abatimiento en estos casos son naturales, pero debemos luchar contra ellos y pensar que ya pasará otro. Si nos están buscando, antes o después volverán. La preparación física también es importante. Lógicamente tendrá mas posibilidades de sobrevivir quien está en buena forma que quien no. Pero el riesgo no se encuentra en estar en baja forma, si no en ignorarlo. Debemos valorar nuestra fuerza y resistencia de forma realista, sin dejarnos influir por las marcas de nuestra juventud. Hay que tener la sensatez de adecuar nuestras actividades a lo que somos capaces de hacer. Acometer empresas que luego no podremos terminar sólo sirve para derrochar una energía muy valiosa y que nos invada la desesperación.

survival-bs_h

Cómo actuar

Tener un plan de acción aumenta nuestra confianza y mantiene nuestra mente ocupada. Los siguientes puntos pueden ayudarnos a elaborarlo.
1.- Análisis de la situación: Se debe analizar la situación para organizar un plan. Quizá hay heridos, o me amenaza algún peligro. Tener agua y alimentos es importante, igual que poder obtenerlos por los alrededores. A la hora de trazar un plan hay que establecer prioridades. Hay que tener en cuenta los peligros del entorno y cómo evitarlos. En ocasiones, dependiendo de cada situación concreta, habrá que alterar el orden de las prioridades o sustituir unas por otras. Por ejemplo:
-Prestar primeros auxilios
-Preparar las señales
-Abastecerse de agua
-Procurarse un refugio
-Abastecerse de comida
-Prepararse para desplazarse (normalmente suele ser mejor permanecer al lado del vehículo accidentado)
Es útil preparar un inventario del material, el agua y la comida de la que disponemos y prepararnos para abastecernos por nuestros propios medios de estos últimos antes de que se agoten las reservas.
2.- No tener prisa: Salvo en los casos de urgencia médica, la conservación de nuestra energía es un factor más importante que el tiempo. Por otro lado, el agotamiento por una actividad física sin un objetivo preciso provoca una situación de desamparo que socava nuestra moral. Por ello, todo lo que hagamos tiene que responder a un plan y un objetivo preciso.
3.- Recordar dónde te encuentras: Probablemente tendremos que alejarnos del lugar del accidente o de nuestra base o refugio para explorar los alrededores. En estos casos hay que tomarse un tiempo en analizar los rasgos del paisaje y hacer un mapa mental del lugar. Debemos marcar el camino para poder volver sobre nuestros pasos y no perdernos, pues el golpe psicológico que provoca esta situación es durísimo.
4.- Dominar el miedo y el pánico: Hay que mantener la mente ocupada con estas medidas. Debemos ser optimistas y confiar en ser rescatados, pero también debemos prepararnos para afrontar futuros problemas.
5.- Improvisa: En una situación de supervivencia siempre hay algo que hacer. Utilizar nuestra inventiva y creatividad aumenta nuestra confianza
6.- Valora tu vida: Si perdemos la voluntad de sobrevivir, el deseo de mantenernos con vida, el conocimiento de estas técnicas es inutil. No debemos correr riesgos innecesarios que puedan provocarnos un accidente.

Circunstancias personales

Las personas que emprendan viajes, especialmente si van a zonas alejadas o peligrosas, deben tener en cuenta sus necesidades personales. Diabéticos, alérgicos etc. deben incluir sus medicamentos en el equipaje. También deberían llevar unas gafas de repuesto quienes las necesiten. Cada uno debe conocer sus circunstancias y prepararse para afrontarlas.

La única esperanza de sobrevivir en una situación de peligro es que estes preparado para sobrellevar esa situación extrema de manera segura.

El conocer ciertos conceptos básicos de supervivencia te otorgara la habilidad de enfrentar cualquier peligro.

En esta sección vamos a explorar algunos de los elementos básicos que son imprescindibles para sobrevivir a cualquier situación peligrosa.

Como punto de partida ante toda catástrofe tiene que hacer un análisis de toda la situación.

Evaluar la situación
Siempre que estés ante una situación peligrosa, es imprescindible tomar consciencia de lo que está sucediendo y mantener su ingenio lo más lucido posible.

La seguridad siempre es prioritaria en este tipo de situaciones. Podrá hacer uso de sus sentidos del olfato, vista y oído para tener una idea de su entorno.

Todo esto le ayudará a hacer un plan de supervivencia.Cuando hablamos de evaluar tu entorno, hablamos de la importancia de tomarse unos minutos para determinar el patrón de los hechos y lo que está ocurriendo a tu alrededor.

Todos los entornos en el mundo, independientemente de si se trata del desierto, la selva o el bosque tiene un patrón o un ritmo. Este patrón puede incluir sonidos de animales o de aves o los sonidos de los insectos.

La comprensión de este patrón puede ayudarte a determinar qué es normal para ese medio y lo que no, de este modo tendrás una mejor idea de cuál puede ser un peligro inminente.

Evaluar la propia condición física
Una vez que ha realizado el análisis de tu entorno, es el momento indicado de tomar nota de tu propia condición física.

Cuando estás en una situación de supervivencia debes cuidar y advertir lo más rápido posible, cualquier herida que puedas tener.

El siguiente paso es aplicar los primeros auxilios y al mismo tiempo tienes que tener especial cuidado de cualquier daño posterior que te puedas causar para tu perjuicio.

Para que nada de esa herida se complique debes como medida inmediata asegurarte de que estás tomando mucho líquido. Este paso es fundamental para prevenir la deshidratación.

Muy importante aquí es considerar el clima en el que te encuentras ya que si estás en un clima frío o húmedo, tendrá que usar ropa adicional para prevenir que se produzcan una hipotermia.

Evaluar las herramientas y equipos
El siguiente paso importante es examinar sus herramientas y equipos. Es necesario que revises todo el material con el que cuentas para determinar lo que está a tu disposición, así como su condición para que puedas sacarle el máximo provecho.

Ahora que has hecho un balance de tu situación, así como tu entorno, el equipo y tu condición física; el siguiente paso es empezar a crear un plan de supervivencia.

Este plan se centrará en las necesidades básicas de supervivencia, alimentos, agua y refugio. Recuerda que es necesario que utilices todos tus sentidos.

Cuando estás en una situación extrema tal como una supervivencia, un movimiento en falso puede resultar en un posible peligro o incluso la muerte.

Por esta razón, es imprescindible que hagas pleno uso de todos tus sentidos y habilidades, antes de realizar cualquier movimiento o decisión. Si bien es verdad que no debes dejar pasar mucho tiempo en emprender acción, el darte prisa o tomar una decisión equivocada, puede ser peligroso.

Tienes que realizar un minucioso plan de cada movimiento que vayas a realizar. Asegúrate de que estás listo para moverte con rapidez, pero sin ponerse en peligro.

Utiliza todos tus sentidos para evaluar cada aspecto de tu entorno, señalando los olores y los sonidos y está atento a los cambios de las temperaturas. Debe estar siempre alerta.

images
Recordemos ¿Dónde estás?
Como primera medida para ubicarte al menos geográficamente, para ello tienes que hacer un punto en el mapa para destacar tu ubicación.

Esto te dará un vistazo general del terreno que te rodea. Este es un principio muy básico, pero es extremadamente importante. Si estás en grupo, es decir con otras personas, siempre asegúrate de conocer su ubicación también.

Pon una especial atención a tu ubicación y la dirección en la cual te estás moviendo. Nunca debes basarte simplemente en la ruta de otros grupos; continuamente tienes que orientarte, saber cuál es tu ubicación y asegurarte de seguir una ruta correcta.

El conocer tu ubicación es relevante para saber cómo encontrar las fuentes de agua y las zonas que proporcionarán el ocultamiento y la vivienda.

Desafíos a vencer: el pánico y el miedo
El miedo y el pánico pueden ser tus peores enemigos en una situación de supervivencia. Si no controlas estas emociones será tornara muy difícil tomar una decisión basada en la inteligencia, es decir mirar a tu alrededor y tomar el camino más conveniente.

El miedo y el pánico harán que tomes las decisiones basado en tus sentimientos y emociones, en lugar de la situación real. Además estos sentimientos realizan un consumo enorme de tu energía.

Improvisar
En la mayoría de las sociedades modernas, ya no hay que preocuparse por encontrar los elementos necesarios para la supervivencia básica.

En una situación peligrosa, puedes tener los elementos necesarios para sobrevivir, pero de no ser así deberás ser capaz de improvisar y tomar las herramientas y equipos que fueron diseñados originalmente para un propósito y utilizarlos para otros usos.

Los recursos naturales, que generalmente se utilizan para una variedad de necesidades diferentes, serán tu principal aliado en algún tipo de situación extrema. Por ejemplo, una roca se puede utilizar como martillo.

Valorar la vida por sobre todas las cosa para Sobrevivir
Cada persona tiene un instinto natural para vivir, pero muchos de nosotros estamos acostumbrados a una vida de confort. El malestar y la incomodidad nos vuelven vulnerables y desagradables.

Cuando nos enfrentamos a una situación peligrosa es imprescindible colocar el valor de supervivencia por encima del valor para la comodidad y conveniencia.

Adaptarse al entorno
Uno de los poderes de la naturaleza y que se comparte en varias de las áreas más remotas del mundo, es que tienen en común la habilidad de adaptarse a su medio ambiente.

Este principio natural también es válido a los animales. Con el fin de sobrevivir a una situación peligrosa, hay que aprender a hacer lo mismo. Una manera de aprender de todo el entorno es mantener una vigilancia constante y observar cómo se comportan los animales de ese medio ambiente, hacia dónde se dirigen para alimentarse, ver de dónde obtienen el agua, cuando duermen, etc.

Si bien no todos los alimentos locales que son consumidos por los animales son seguros para el consumo humano, este tipo de respeto puede ser una clave importante para aprender a sobrevivir en ese entorno.

Aprender habilidades básicas
El vivir por su ingenio y estar dispuesto a aprender habilidades básicas son esenciales para sobrevivir a una situación peligrosa. Las habilidades básicas de supervivencia son imperativas.

El tiempo para aprender estas habilidades es ahora, no cuando se enfrenta a una situación de peligrosidad extrema. Además, es importante tomarse el tiempo para practicar estas habilidades, si las pone en práctica de antemano le traerás increíbles ventajas tales como reducir el miedo a lo desconocido y obtener la confianza en sí mismo, que es totalmente necesaria para sobrevivir, gracias a su propio ingenio, en una situación real de emergencia.

Comprender tus reacciones naturales
Es muy importante aprender y conocer sus posibles reacciones naturales. El saber que es normal responder de diferentes formas y con actitudes y emociones encontradas entre sí, te dará una tranquilidad que te permitirá utilizar tu capacidad de adaptación a las diferentes situaciones.

A modo de ejemplo mencionaremos las más frecuentes.

Miedo

El miedo es una respuesta emocional totalmente natural a cualquier situación desconocida. Es posible que se sorprenda al descubrir que el miedo puede tener un impacto positivo cuando se manifiesta como precaución más que como temor.

El miedo también puede ser peligroso y muy perjudicial ya que puede inmovilizar y evitar que se llevaran a cabo acciones que son necesarias para la supervivencia.

La mayoría de las personas experimentan cierto grado de temor cuando se enfrentan a un entorno desconocido y más aun si se encuentran en condiciones peligrosas.

No hay razón para avergonzarse de esto, pero es importante ser capaz de superar los propios miedos.

Ansiedad

La ansiedad se asocia comúnmente con el miedo. Es completamente natural sentir miedo y ansiedad ante lo desconocido.

La ansiedad es la sensación de aprensión o inquietud que sientes al enfrentarte a una situación que es peligrosa. Pero también, la sensación de ansiedad, puede ser utilizada de una manera saludable como por ejemplo que te animase a actuar.

Al igual que el miedo, también es importante aprender a controlar tu ansiedad, para que esta no te abrume, en algunos casos genera tanta presión que hasta puede llegar al punto que la persona experimenta dificultad para pensar, tomar decisiones o actuar.

La frustración y la ira

estas emociones generalmente se presenta cuando las personas no son capaces de alcanzar sus metas, entonces pueden experimentar frustración, ira o rabia.

El único objetivo que tiene alguien que esté en condiciones peligrosas o inclusive criticas es el de sobrevivir; es decir permanecer con vida hasta que llegue ayuda.

A menudo para lograr esa sobrevivencia, tienes que utilizar hasta el más mínimo de los recursos disponibles en este tipo de situaciones, lo que significa que con el tiempo iras experimentando las emociones de frustración o la ira.

Vale aclarar que el experimentar estos sentimientos es totalmente natural y es una respuesta casi automática al hacer frente a lo que está viviendo, como puede ser estar perdido, encontrarse con los equipos dañados, el tiempo nada favorable o cualquier otra variedad de problemas.

Cuando se sienten frustrados o irritado puede ceder a un comportamiento irracional, reacciones impulsivas, o tomar decisiones que no están bien pensadas, etc. Cuando la frustración y la ira son adecuadamente aprovechadas seguramente pueden ayudarle a responder a los retos que tenga por enfrentar.

El secreto aquí es canalizar esas emociones hacia acumular energía para poder actuar en consecuencia de lo que está sucediendo.

Depresión

Otra emoción común que se puede experimentar en una situación de supervivencia es la depresión. Esta puede aparecer como consecuencia de la ira y la frustración.

El principal problema de la depresión es que puede generar que comiences a ceder y ceder ante sentimientos de impotencia y desesperanza. Este estado de desolación hará que dejes de tomar acción.

Es imperativo que no se plieguen a tales sentimientos, ya que pueden drenar tu voluntad de sobrevivir.

El aburrimiento y la soledad

Por naturaleza, la mayoría de la gente es socialmente dependiente, es decir que necesita la compañía de otras personas para sentirse completo, por lo menos parte del tiempo.

Cuando te encuentras aislado, y en una situación de peligro, la soledad y el aburrimiento pueden conducir a la depresión. Es crucial que encuentres la manera de mantenerte ocupado. Esto evitara que te invada la depresión.

photo1-810x461

Previous post

10 consejos para un feriado de Carnaval seguro

noticia
Next post

24Feb17 Donald Trump arremete contra el FBI por filtraciones

Gerardo Payares

Gerardo Payares

No Comment

Leave a reply