Uncategorized

STRATFOR: ELECCIONES PARLAMENTARIAS EN VENEZUELA SUGIERE DOBLE AMENAZA PARA EL PSUV Y SUS LÍDERES.

Pronóstico

Sí la oposición gana el control de la asamblea en las elecciones del 06 de diciembre, podrían obstaculizar la capacidad de los parlamentarios del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para aprobar leyes.

Si el PSUV pierde las parlamentarias, podría estimular a los  miembros del partido de dividirse y/o apartarse del lado del  presidente Nicolás Maduro.

Las  investigaciones penales que lleva el Departamento de Justicia de USA, contra algunas autoridades venezolanas ponen más presión sobre los miembros del PSUV para protegerse de la persecución y la posible (potencial) extradición.

Análisis

Las elecciones parlamentarias venezolana están a tres meses de distancia, dando a los líderes del gobierno poco tiempo para decidir cómo protegerse contra las amenazas a su poder. La principal amenaza para el PSUV consistirá en la pérdida de poder político que podría experimentar sí se pierde el control de la Asamblea después de las elecciones 06 de diciembre. Pero los líderes principales  del gobierno enfrentan una amenaza adicional: los cargos de tráfico de drogas de los que se les imputa por parte de Estados Unidos.

El miedo a perder el poder político – y por lo tanto la inmunidad contra la extradición y el enjuiciamiento – es la motivación probable para las acciones más recientes de los líderes del PSUV. En las últimas semanas, el gobierno venezolano ha cerrado dos importantes pasos fronterizos con Colombia en Táchira y Zulia y declaró el estado de emergencia. El gobierno ha  dicho que el cierre de la frontera es una maniobra necesaria para combatir el contrabando transfronterizo y la delincuencia. Pero la decisión de cerrar la frontera y provocar un desacuerdo político con Colombia puede ser también  parte de una estrategia más amplia del PSUV de minimizar las amenazas futuras a la dirección del partido. En vísperas de las elecciones, los principales líderes del partido parecen haberse unido en un intento de defenderse de posibles amenazas a su gobierno. Estos miembros de la élite del PSUV tendrán que decidir cómo manejar el escenario en caso de que suceda una derrota electoral.

El papel de la disputa con Colombia

En las últimas semanas el gobierno ha utilizado los cierres fronterizos de Táchira y Zulia – aparentemente para interrumpir los grupos delictivos organizados colombianos en la región – con fines propagandísticos. Caracas ha afirmado repetidamente que los grupos paramilitares no especificados en la frontera están planteando amenazas directas. Pero los cierres no son sólo propaganda; hay otra razón más desencadenante  para la crisis entre Colombia y Venezuela, que afecta directamente a las élites venezolanas individuales.

En julio, la Corte Suprema de Justicia decidió extraditar a dos colombianos sospechosos de actividades de tráfico de drogas a los Estados Unidos. Según informes, los dos hombres estaban involucrados en el tráfico de cocaína a través de Venezuela con la cooperación de funcionarios del gobierno venezolano no especificados. Los cierres de fronteras, por tanto, podrían ser una táctica de propaganda y un medio para  presionar a Colombia en la abstención de extradición de estas dos personas. El asunto se asemeja a las consecuencias de la detención de 2010 del narcotraficante Walid Makled, cuya información acerca de las actividades ilícitas de los funcionarios de Venezuela obligó a Caracas a negociar durante meses con Bogotá para devolver a Makled a una prisión venezolana en lugar de extraditarlo a Estados Unidos, donde su testimonio podría dar lugar a acusaciones contra los venezolanos.

Pero esta vez, la disputa entre Colombia y Venezuela ha añadido urgencia, dado que las elecciones serán  pronto y el PSUV podría perder el control del poder legislativo por primera vez en 15 años. Y el tiempo no está del lado del gobierno venezolano. Con una inflación que supera el 100 por ciento y  la escasez de alimentos cada vez más común en todo el país, la posibilidad de la abstención masiva o de los votantes del PSUV y la deserción de estos en masa a la oposición es cada vez más probable. Más de la mitad de los votantes en una encuesta reciente de Datincorp dijo que votaría por cualquier candidato de la oposición. El  apoyo de los votantes para el PSUV se tambalea con claridad, y la elevada inflación, la escasez de alimentos y los altos índices de criminalidad son los factores influyentes para ésta pérdida de popularidad.

En consecuencia, las elecciones en diciembre podrían alterar definitivamente la composición de la Asamblea Nacional. Dependiendo de qué tan grande sea  la pérdida para  PSUV. Una pérdida de la mayoría en la Asamblea Nacional (el partido gobernante y sus aliados actualmente ocupan 99 de los 164 escaños) pondrían al gobierno de Maduro en riesgo. Si la oposición gana la mayoría, puede ser capaz de nombrar próximos rectores del Consejo Nacional Electoral, lo que podría despejar el camino para un referendo revocatorio contra Maduro antes del final de su mandato y podría impedir que el presidente y otros dirigentes del PSUV aprueben leyes a su antojo . Algunos funcionarios del PSUV podrían verse tentados a cancelar las elecciones, aun a riesgo de provocar manifestaciones contra el gobierno. Si el gobierno opta por esta opción, lo haría por desesperación.

Las consecuencias potenciales individuales

A nivel individual, la pérdida potencial de la Asamblea Nacional  importa en gran medida a los funcionarios venezolanos que puedan estar involucrados en actividades delictivas. Por ejemplo, la pérdida de la posición del presidente de la Asamblea Nacional pondría Diosdado Cabello en mayor riesgo personal. Las autoridades estadounidenses están investigando Cabello y varios funcionarios militares y civiles de Venezuela por su presunta participación en la facilitación del tráfico de cocaína a los Estados Unidos a través de Venezuela. Su posición como presidente de la Asamblea Nacional otorga Cabello inmunidad judicial potencial y la extradición por cargos relacionados con el narcotráfico. Sin embargo, teniendo en cuenta que las elecciones 06 de diciembre podrían dejar a Cabello fuera de su puesto, y que el PSUV podría terminar después de la votación presidencial de 2019, el presidente y otros funcionarios, probablemente, tendrán que decidir pronto cómo salvaguardar su futuro.

Otros Funcionarios del gobierno venezolano tendrán que decidir si se quedan  juntos después de la elección o escisión de Maduro debido a su muy baja popularidad. Por el momento, está claro que Maduro y Cabello están apoyando a los cierres de fronteras. Otros individuos investigados por presuntas actividades de tráfico de cocaína, como el estado Aragua el gobernador Tareck El Aissami y jefe de la Guardia Nacional, Néstor Reverol, están directamente implicados en la gestión de los cierres de fronteras y las operaciones contra la delincuencia. Pero bajo el amplio consenso sobre esa medida, las grietas están surgiendo. Por ejemplo, El Aissami y Maduro parecen estar en desacuerdo sobre la elección para el puesto crucial de ministro de Defensa. El general Vladimir Padrino López ha servido como ministro de Defensa desde 2014 y jefe del Comando Estratégico Operacional, el más alto nivel de mando de las fuerzas armadas, ya que 2013, pero se mantuvo fuera de la vista pública, entre mediados de agosto y septiembre 7. Durante la ausencia  Padrino López, El Aissami abogó por nombrar ministro de Defensa Reverol. Según informes no confirmados, en el momento del cierre  Padrino López buscaba el extranjero tratamiento para el cáncer, pero independientemente de la razón de su ausencia, el movimiento de El Aissami sugiere que el grupo central de funcionarios venezolanos implicados en las acusaciones se está blindando para mantenerse en el poder ante el riesgo de la pérdida del poder. Será crucial monitorear si tal unidad dura después del 06 de diciembre, sobre todo si el voto va en contra del PSUV.

Nota del Editor: El presente artículo es una traducción de Strategies Consulting CA de un reciente análisis de la empresa Stratfor. Nos acogemos a sus políticas sobre la reproducción de su material  con fines educativos. El artículo original en ingles se encuentra disponible sólo para miembros en: https://www.stratfor.com/analysis/venezuelas-next-election-poses-double-threat-leaders

slide03
Previous post

ESPIONAJE INDUSTRIAL. UNA AMENAZA BAJO LA SOMBRA.

screen-shot-2015-09-08-at-8.44.27-am
Next post

¿SON EFECTIVAS LAS LEYES DE DERRIBO DE AERONAVES CONTRA EL NARCOTRÁFICO EN AMÉRICA DEL SUR?

Carlos Morales

Carlos Morales

Carlos Morales es el fundador y director ejecutivo de Strategies Consulting CA. El conduce la estrategia global de negocios de la empresa, además de proyectar los servicios a empresas y organizaciones a nivel nacional e internacional. También supervisa la eficiencia financiera y operativa de Strategies Consulting CA, el desarrollo de soluciones para la seguridad, la innovación de productos; además del crecimiento y las relaciones estratégicas con los clientes

No Comment

Leave a reply