Uncategorized

¿Podemos escapar de los depredadores?

La respuesta es con un contundente SI Los depredadores son sujetos que están esperando la oportunidad de acechar a las víctimas para infligirles principalmente daños materiales y/o físicos. Ante la interrogante propuesta como título de este escrito, debo decir que las personas de bien, entrenadas o no entrenadas sí estamos en la capacidad de hacer frente a los depredadores porque aunque no lo sepamos estamos mejor condicionados y preparados para hacerlo.

Antes de mencionar algunas estrategias que permitan minimizar el riesgo frente a los malandros y/o asesinos es menester mencionar muy rápidamente el entorno social donde el malandro caraqueño y venezolano en general se desarrolla. La desigualdad social venezolana ha originado o preconcebido el malandro que busca aprovecharse de las personas decentes, honestas y trabajadoras usando métodos violentos para conseguir un fin que satisfaga sus necesidades monetarias o sociales. Según Rory Miller en su libro Enfrentando la violencia: Prepararse para lo inesperado,  los seres vivientes interactúan bajo dos formas de violencia: Violencia Social y Violencia Asocial. La violencia social refiere a un tipo de comportamiento dentro del reino animal que busca generar un estatus más alto dentro del escalafón o quizás lograr aparearse con las hembras de la manada. La violencia social incluye rituales de broma, de competencia territorial e incluso actos para promover la integración de un grupo. Aunque parezca extraño, este tipo de comportamiento se encuentra más frecuentemente dentro del reino animal no racional. El otro tipo de violencia, la violencia asocial está relacionada con el comportamiento humano. Somos criaturas sociales y guardamos bajo nuestro subconsciente reglas de la violencia social. Hemos evolucionado en el arte de la cacería  siendo muy efectivos al momento de matar a nuestras presas. Igualmente, hemos desarrollado herramientas cada  vez más modernas para perfeccionar la caza y poder alimentarnos de los animales que están por debajo de nuestra cadena alimenticia. No obstante, esas armas que hemos desarrollado para subsistir como especie han llevado también a la extinción de la misma. La caza de nuestra propia especie aparentemente es algo único del hombre.

Woman being stalked by criminal in sunglasses and ski hat

Por supuesto, no todos los seres humanos pueden hacer esto, y muchas investigaciones han demostrado que existe un gran costo emocional entre militares y policías al momento de quitar una vida ( Dave Grossman. Rory Miller), este costo se conoce como PTSD o síndrome de estrés post traumático. No obstante, existen otro grupo de personas que ignoran la humanidad de sus víctimas y les hacen daño sin medir las consecuencias. Este comportamiento se aleja de la violencia social y se traduce en violencia asocial. Los depredadores de su misma especie, son personas que están presentes en nuestro entorno, nuestra vida y nuestro sistema; y el conocimiento de éste comportamiento elevará nuestra oportunidad sobre ellos.

Aspectos del depredador

Para Rory Miller, los depredadores se sitúan en diferentes escalas. Los depredadores más peligrosos son aquellos que han perdido su sentido de humanidad y rompen las reglas de todo tipo de contrato social. Si un depredador quiere tu Galaxy S4, el único sentimiento social que desarrolla por ti es tu celular y mas nada, y la va a tomar cueste lo que le cueste. Un malandro o en este caso depredador, no ve a su víctima como persona, pero sí como una fuente de recursos.

Los depredadores usualmente atacan solos, pero no siempre. Cuando van a cometer un asalto generalmente usan tácticas que les permitan mantenerse seguros y protegidos de la reacción que puedas tener. El depredador actuará tomando la ventaja, actuando con velocidad, sorpresa y ferocidad. Sin embargo, este acto no siempre va a acompañado de violencia. Rory Miller, expresa que hay dos tipos de estrategias que los depredadoras usan hoy día. El encanto y el ataque sorpresa. (Charm and Blitz).

La estrategia del ataque sorpresa usa la velocidad, fuerza y posicionamiento para tomar control de la situación antes de que la víctima pueda reaccionar. Es importante mencionar, que no siempre implica el uso de la fuerza física, ya que muchos depredadores prefieren intimidar y así ganar control psicológico sobre sus víctimas. Del lado opuesto, se encuentra la estrategia del encanto muy de moda en la actualidad en el cual el depredador hace uso de “técnicas y/o herramientas sociales” para dañar a su víctima. Ambas estrategias por distintas que sean en su forma tienen un sólo propósito que no es otro sino de acechar, dañar, robar y matar a sus víctimas. (Para mayor información sobre este tema por favor escriba a nuestro correo y gustosamente le serviremos)

Evitando situaciones violentas

Es necesario aclarar que entender al adversario y por sobretodo la dinámica de la violencia, constituye el paso previo para el desarrollo de tus estrategias que permitan mantenerte a salvo y alejado del peligro. No es lo mismo evitar que salir. Hay una frase cuyo autor no recuerdo que dice:

“Es mejor evitar que correr, es mejor correr que desescalar, es mejor desescalar que pelear, es mejor pelear que morir”.

Para enfrentar situaciones violentas debemos hacer una lectura clara de la situación. Debemos ser capaces de reconocer cuando se han traspasado y violado las leyes de comportamiento social. Debemos ser capaces de distinguir a nuestros depredadores y decidir qué haremos con ellos antes de que ellos decidan qué hacer con nosotros. Estudiosos del tema acuerdan que hay tres estrategias generales para evitar ser asaltados: Ausencia, Escape & Evasión y desescalación de violencia. No obstante, la primera de ellas es la más valiosa de las tres. Si tú estás en un lugar donde cosas malas suceden, vas a terminar robado, herido y quizás muerto. La ausencia es quizás la estrategia más efectiva para la supervivencia.

evita el secuestroAhora bien, si te encuentras en un ambiente peligroso donde tu vida corre peligro la primera opción es evadir y escapar. La evasión y el escape no requiere contacto con la amenaza y te permite alejarte de la situación antes de que el depredador aparezca. La desescalación es el último recurso para evitar el daño entre ambas partes. Sin embargo, en un asalto y peor aún en una emboscada casi nunca hay tiempo para ello, y por ende casi nunca funciona.

Las estrategias para evitar situaciones violentas depende principalmente de la capacidad que tengas de intuir o ver venir el peligro. Es lo que se conoce como consciencia o alerta situacional. Por lo tanto, confía en tus instintos. Gavin da Becker trata extensamente el tema en su libro “The Gift of Fear”…

” Tu siempre tienes la intuición activa, es muy confiable y solo le preocupas tú. Cuando sientas que el cabello detrás de tu cuello se eriza, o tienes malos presentimientos, confía ciegamente en ellos” .

Por lo tanto,  cuanto más temprano veas venir una amenaza, más opciones tienes de evitarla y enfrentarla. Mientras más clara la veas venir, mayor oportunidad tienes de supervivir y sobrevivir para el futuro.

Autor:

Carlos Morales

CEO – Fundador

Strategies Consulting c.a.

26ENE2016_petroleo copy
Previous post

Arabia Saudita al margen de la OPEP

25FEB2016_miedo
Next post

¿Que ocurre en nuestro cuerpo durante una situación de peligro?

Carlos Morales

Carlos Morales

Carlos Morales es el fundador y director ejecutivo de Strategies Consulting CA. El conduce la estrategia global de negocios de la empresa, además de proyectar los servicios a empresas y organizaciones a nivel nacional e internacional. También supervisa la eficiencia financiera y operativa de Strategies Consulting CA, el desarrollo de soluciones para la seguridad, la innovación de productos; además del crecimiento y las relaciones estratégicas con los clientes

No Comment

Leave a reply