Uncategorized

El factor disuasivo en un Plan de Seguridad Físico

Robo, sabotaje y otros actos malévolos en una instalación pueden ser prevenidos disuadiendo, contrarrestando o derrotando al adversario. La disuasión se logra a través de medidas que los potenciales adversarios perciben como muy difíciles de derrotar; vuelven a la instalación un objetivo poco atractivo, por lo que el adversario abandona o nunca intenta un ataque. Un ejemplo de disuasión son los guardias de seguridad privados en estacionamientos, una iluminación adecuada para la noche, señales y barreras, tales como barrotes en las ventanas. Las medidas de disuasión desalientan a algunos adversarios, pero no son necesariamente defensas útiles contra una amenaza que elige efectuar un ataque a pesar de todo.

13646066_l
El nivel de disuasión dentro de un plan de seguridad física es difícil de medir. Un plan de seguridad física no debe ni puede ser considerado efectivo porque ningún adversario haya decidido atacar aún. A la fecha, sin embargo, no existe información estadística confiable que apoye la efectividad de la disuasión. La percepción sobre la probabilidad de detección y la gravedad de la pena prevista, son, ciertamente, factores de disuasión, pero hay empleados o personas que sienten que nunca serán descubiertos, por lo que no se puede confiar en la disuasión exclusivamente. La disuasión puede servir como una primera línea de defensa, pero sí el valor de un activo es lo suficientemente alto, serán necesarias más medidas. Mientras que algunas amenazas podrán ser disuadidas, no todas podrán serlo.

22MAR2016_terrorismo
Previous post

Bruselas bajo ataque terrorista

13FEB2016_venezuela-copy
Next post

Escenografía de la situación política de Venezuela Abril-Mayo 2016

admin

admin

No Comment

Leave a reply