Uncategorized

#Análisis: Un Ramadán sangriento

Puntos claves

  • El pasado 4 de julio, tres atentados suicidas separados en el Reino de Arabia Saudita continuaron la escalada de ataques terroristas durante el mes del Ramadán.
  • Un atentado suicida el 2 de Julio en Bagdad mató al menos a 215 personas en uno de los ataques terroristas más mortíferos desde la llegada en 2013 de las tropas estadounidenses en Irak.
  • El Estado Islámico Estado islámico hizo un llamado a efectuar ataques durante el Ramadán, en este sentido, los seguidores del grupo y los miembros han perpetrado actos de terrorismo en todo el mundo
  • Estos  ataques son una señal de que el grupo sigue demostrando sus  capacidades para el terror, pero ahora se vale de la capacidad de inspirar a sus seguidores para llevar a cabo sus objetivos.

_90292454_mediaitem90292453

Los ataques terroristas perpetrados  por el llamado Estado islámico durante el Ramadán reivindican una nueva ola de víctimas en los últimos días del mes sagrado musulmán. El 4 de julio, un atacante suicida se hizo estallar en las afueras de la mezquita del Profeta Mahoma en Medina, Arabia Saudita, la segunda ciudad más sagrada del Islam. Existen informes contradictorios sobre el número de víctimas en el ataque. Del mismo modo, unas pocas horas antes, otro atacante suicida detonó su chaleco  cerca de una mezquita chií en la ciudad oriental Qatif en Arabia, matándose sólo a sí mismo. Seguidamente, otro atacante suicida se inmoló cerca del consulado Estados Unidos en Jeddah, Arabia Saudita. Estos ataques terroristas en la tierra madre del Islam suponen una contradicción para occidente en cuanto a los objetivos del grupo. En Dhaka según reportes de inteligencia, los suicidas dieron la oportunidad de quedarse con vida a un joven musulmán quién se encontraba con unos amigos occidentales dentro del café Haley. El joven valiente se negó a salir y tuvo el mismo destino que sus amigos.

Los tres ataques en Arabia Saudita ponen de manifiesto el alcance de los objetivos del Estado Islámico. Para el Grupo Soufan (The Soufan Group por sus siglas  en ingles) el ataque en Arabia Saudita condensa de manera simbólica los objetivos de ISIS:  

“Los musulmanes chiíes en Qatif, los occidentales en Jeddah, y el corazón de la legitimidad de Arabia Saudita en Medina. Que estos ataques no lograron producir altos recuentos de víctimas es irrelevante para el grupo; la atención y el simbolismo son suficientes.” 

También el 4 de julio, las autoridades de Malasia informaron de un ataque con granadas en un club de baile, este fue el primer ataque conducido por el  Estado Islámico en el país. Igualmente,  las autoridades israelíes confirmaron que un ataque en junio también se relacionó con el grupo terrorista. El día antes de los ataques de Arabia Saudita, funcionarios Kuwaitíes anunciaron que habían arrestado a varias personas asociadas con el Estado Islámico sospechosos de planear ataques contra “objetivos Ramadán” que incluían una mezquita chií.

Los días finales del Ramadán fueron  los más violentos. 48 horas antes de las explosiones en Arabia Saudita, en Bagdad, un carro bomba  explotó en el barrio bagdadí de Karada siendo  el peor ataque terrorista en Irak desde la invasión de 2003. El Estado Islámico se atribuyó el ataque, que mató al menos a 215 personas e hirió a más de un centenar. El ataque de Karada, junto con un segundo ataque en el barrio Shaab de Bagdad – fueron dirigidos principalmente a las zonas chiíes, en consonancia con la misión del grupo para iniciar una guerra sectaria entre suníes y chiíes.

BAGHDAD-PIX-5-7-16

Los ataques se producen cuando el grupo está bajo gran presión militar, perdiendo la ciudad de  Faluya y  la eventual pérdida de Mosul. Al perder terreno, militarmente hablando, los   ataques como el de Irak no deben ser vistos como un signo de debilidad; más bien, son las acciones previsibles de un grupo que está realineando sus objetivos y reformulando sus  capacidades. Es previsible que haya más ataques de esta forma en el futuro próximo.

Las explosiones  en Bagdad fueron precedidos por una serie de ataques en todo el mundo que demostraron la dificultad en la lucha contra una amenaza que dirige e inspira seguidores. El 1 de julio, seis hombres armados mataron a 22 personas en Dhaka, Bangladesh. La mayoría de los atacantes eran bien educados y procedían de familias acomodadas. Para el Grupo Soufan:

“El ataque destacó el grave riesgo de que Bangladesh se enfrenta ahora  al extremismo persistente.”

Adicionalmente, un ataque se registró el 28 de junio en el aeropuerto Ataturk en Estambul Turquía,  matando a 44 personas e hiriendo a otros tantos. Aunque ningún grupo  se ha hecho responsable se cree que la operación fue dirigida por el Estado Islámico. Tanto en Turquía como en  Bangladesh, el Estado Islámico no carece de  miembros y seguidores dispuestos y capaces de matar y matarse  en nombre de A.

Los últimos atentados forman parte de una serie de ataques iniciados durante el Ramadán. El 6 de junio el Estado Islámico se atribuyó un atentando con carro bomba a lo largo de la frontera sirio-jordana, matando a siete agentes de seguridad jordanos, y mostrando que ningún servicio de seguridad por muy fuerte que parezca (como el jordano o turco), puede contener una amenaza que parece estar evolucionando constantemente. El grupo ha desacoplado con éxito sus progresivas perdidas territoriales y ahora su permanencia como amenaza global dependerá de  su capacidad para dirigir e inspirar ataques en todo el mundo.

04ul2016_seguridad
Previous post

errores comunes al responder un incidente

11ul2016_venezuela
Next post

#Análisis: Venezuela abre una oportunidad para el dialogo

Carlos Morales

Carlos Morales

Carlos Morales es el fundador y director ejecutivo de Strategies Consulting CA. El conduce la estrategia global de negocios de la empresa, además de proyectar los servicios a empresas y organizaciones a nivel nacional e internacional. También supervisa la eficiencia financiera y operativa de Strategies Consulting CA, el desarrollo de soluciones para la seguridad, la innovación de productos; además del crecimiento y las relaciones estratégicas con los clientes

No Comment

Leave a reply